Seguir comprando ¿Quieres seguir comprando?

A Pita Cega

43.95 €/ud.

Un vino biodinámico es un vino vivo, sensible, en armonía con la naturaleza, que emana emoción, expresión liquida de la tierra y naturaleza extrema. La clave perfecta, para la interpretación de los territorios de origen y así es el vino blanco A Pita Cega. Está elaborado con uvas de Albariño, Treixadura casi al 50% y otras bajo cultivo biodinámico provenientes de 4 ha. en Sabaríz (Orense) situadas en suelos ácidos, sueltos y bien oxigenados que Pilar Higuero propietaria de la Bodega Lagar de Sabariz define como “viticultura de granito”, que se vinifican por separado y se crian durante 2-3 meses con sus lías finas, realizando una estancia de un año en depósitos de acero inoxidable. Botella totalmente reciclable y eliminación de la etiqueta en favor de tinta vegetal no contaminante. El respeto por el medio ambiente llevado a su máxima expresión.

Limpiar
SKU: N/D Categorías: ,

Características

MARCA COMERCIAL: A Pita Cega
BODEGA: Lagar de Sabariz
DENOMINACIÓN DE ORIGEN: Sin D.O (Galicia. España)
TIPO DE VINO: Vino blanco con crianza (se cria durante 2-3 meses con sus lías finas, realizando una estancia de un año en depósitos de acero inoxidable)
VARIEDAD DE UVAS: Treixadura y Albariño
AÑADA: 2015
GRADUACIÓN ALCOHÓLICA: 12,5%
CAPACIDAD DE LA BOTELLA: 75 cl.
MARIDAJE: Comida oriental, pescados y mariscos, carnes blancas, aves, sopas, cremas, verduras, ensaladas…
RECOMENDACIONES: Temperatura de servicio: entre 15ºC – 17ºC.

Vista: Amarillo brillante con reflejos limón.
Nariz: Rico aroma floral, azahar, jazmín y mimosa, Fruta blanca de hueso, Claudia, albaricoque, recuerdos cítricos, hierbas aromáticas, lavanda, romero, amplio, peculiar, complejo y elegante.
Boca: En boca es intensísimo y armonioso, equilibrado por su fresca acidez, con trama muy fina. Gran final, largo, complejo y a la vez delicado. Acidez fresca, buena estructura final que recuerda al zarcillo, persistencia media larga.

Descripción

En la Bodega Lagar de Sabariz trabajan como lo hacían sus abuelos, con el alma, en la creencia de que el buen vino, está en la viña. La vendimia se inicia a primera hora de la mañana, solo hasta el medio día, para que la uva entre fría y viva en la bodega. Vendimian en el momento óptimo de maduración, a mano, haciendo la selección de las mejores uvas en el propio terreno. La bodega está en el propio viñedo. Pisar la uva, experiencia única y mágica, la vendimia es emoción. Comienza el proceso del vino, punto de contacto entre la viña y la bodega, rito de unión, de lo natural a lo humano, celebración y fiesta como parte de la cultura del vino. Una antigua tradición que une lo económico y lo social, lo individual y lo colectivo, lo laboral y lo lúdico, el alimento del cuerpo y el del alma. Dura tarea, a la que los antiguos viticultores, incorporaron ritmo, música, convirtiendo el trabajo en danza Pisar la uva, es abandonarse a una experiencia dionisíaca. Sentir la resistencia de uva, bajo los pies, sensación liquida de mosto frío que se escurre entre los dedos, perfume que impregna el aire. Se desperezan los sentidos, tacto, olfato, oído, gusto y vista. A Pita Cega procede de uvas de un viñedo plantado en el año 2007 en suelos graníticos, de xabre, suelo pobre con viña poco productiva. Altitud de 500 metros en la zona más baja de la finca, con días calurosos y noches frías que producen maduraciones tardías. Viticultura biodinámica en organismo granja. El modelo de agricultura preconizado por Rudolf Steiner y que Pilar Higuero pone en práctica en el municipio ourensano de San Amaro. En esta finca se sabe de su cultivo, por documentos, que nos llevan al siglo XVI época de la que data la casa y construcciones cercanas. Cultivan de forma orgánica, biodinámica, para lograr el equilibrio de este organismo vivo, tratan las cepas con infusiones de hierbas, del propio terreno y de forma homeopática, sus suelos son pobres pero muy vivos, el rendimiento es escaso. En la búsqueda de la biodiversidad, el viñedo está rodeado de lavandas, mentas, romero, ciruelos, melocotoneros y rosas, que la fauna auxiliar agradece. Vacas, ovejas, cabras, gallinas y ocas, ayudan en la limpieza de las viñas y aportan gran cantidad, de estiércol para el compost. Disponen de la certificación del Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica de Galicia, que avala la no utilización de productos químicos o de síntesis. Elaboran el vino desde el viñedo y actuando con sutileza, entregan al vino, la personalidad de la tierra que lo alberga. Vino de terroir, vino de paisaje. Su idea de proyecto sostenible no acaba en el viñedo, han trabajado mucho para reducir al máximo la huella de carbono que a día de hoy es prácticamente inapreciable, según el estudio comparativo realizado por la Facultad de Químicas de Santiago de Compostela, estan en torno a los 60 gr CO2/ litro de vino, eso dice de ellos que son limpios, y no es mas limpio el que mas lava, si no el que menos ensucia, con la plantación de 20 castaños intentan compensar, le llaman el bosquecito del secuestro, pero seguiran trabajando para dejarla en cero. A Pita Cega se embotella en botella ecológica, de menos de 400 gr de peso (cuando el peso de una botella normal es de 1000 gr aprox), negra, para protegerlo de la luz, utilizan corcho natural, de bosque protegido, sin cloro y para etiquetar, papel reciclado y tintas vegetales, el encapsulado lo hacen con estaño puro 100% ecológico o con lacre natural, aunque a mas de uno se le resista, al descorchar, tiene una belleza insuperable.

Información adicional

Peso 1.250 kg
Dimensiones 28.7 × 8.5 × 8.5 cm
Caja

,

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “A Pita Cega”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito
  • No hay productos en el carrito.